Líderes Legionarios no podían ignorar las "culpas" de Maciel

Velasio de Paolis señala que los miembros de la congregación consideran que sus superiores conocían los actos de su fundador; sin embargo, añade, no tenían pruebas para sustentar las acusaciones.

México • Eugenia Jiménez

Benedicto XVI nombró al arzobispo italiano comisionado para la reestructuración de esa orden religiosa. Foto: Alessia Pierdomenico/Reuters

El arzobispo Velasio De Paolis, nombrado en junio delegado pontificio para los Legionarios de Cristo por Benedicto XVI, deslindó a los superiores de esa congregación de la doble vida de su fundador Marcial Maciel y comentó que aunque "no podían no saber" de las denuncias en contra de su fundador porque los medios las difundieron, fue hasta la década de los 90 y no tenían pruebas.

En la segunda carta que dirige a los legionarios y al Regnum Christi, el enviado papal anunció la creación de tres comisiones: para atender a las víctimas de los legionarios, los problemas económicos y para la revisión de las constituciones.

Anunció que la congregación no desaparecerá y su renovación tardará al menos dos o tres años, "incluso más".

Después de reunirse con la cúpula de los Legionarios, el arzobispo italiano reconoció que en la congregación se relajó la disciplina, hay deserción de sacerdotes y pérdida de vocaciones, pero pese al shock causado por la doble vida de Maciel, indicó que ésta sobrevivirá y por eso los llamó a mantenerse unidos, abandonar sospechas y desconfianzas, sin quedarse en el pasado y sin alimentar divisiones.

Reconoció que durante los tres meses que lleva al frente del cargo ha recibido muchas cartas y se ha reunido con algunas personas, pero no lo podrá hacer con todas, por lo que invitó a los integrantes de la Legión a tratar los problemas en primera instancia con los superiores, a quienes se les reiteró en el cargo.

Especial cuidado mantiene De Paolis al hablar de Marcial Maciel, al que nunca menciona por su nombre, sólo se refiere a él como fundador y deja claro que las responsabilidades de éste "no pueden ser transferidas simplemente a la misma Legión de Cristo". Y señala que el "shock provocado por las acciones del fundador fue de un impacto terrible, capaz de destruir la misma congregación, como tantos vaticinaban. En cambio ella no sólo sobrevive, sino que está casi intacta en su vitalidad".

Asimismo, explica que en las reuniones con la directiva legionaria "se habló de la relación entre la situación personal del fundador y la realidad carismática y espiritual de la misma Legión; se intentó también una primera reflexión sobre el problema del ejercicio de la autoridad dentro de la Legión…".

 

Problema complejo

Agrega que la figura de Maciel es "una dificultad, resulta recurrente y es sentida por algunos, según la cual los actuales superiores no podían no conocer las culpas del fundador. Al callarlas habrían mentido.

"Pero se sabe que el problema no es tan simple. Las distintas denuncias publicadas en los periódicos desde los años 90 eran bien conocidas, también para los superiores de la congregación. Pero otra cosa es tener las pruebas de lo fundado de tales denuncias y más todavía la certeza de ellas. Ésta llegó sólo mucho más tarde y gradualmente. En casos semejantes la comunicación no es fácil. Se impone la exigencia de reencontrar la confianza, para la necesaria colaboración", describe De Paolis en la misiva.

En algunos sacerdotes, la situación de la Congregación los ha desalentado y la han abandonado, sin embargo la mayoría no ha tenido ninguna duda al reconfirmar su fidelidad. "Más de uno ha comunicado que tuvo una primera reacción de enojo y casi de rabia, con la sensación de haber sido traicionado; pero luego se ha recuperado".

También se ha registrado una disminución en la promoción vocacional, pero justificó que ésta se debe a los papás que no han sabido discernir suficientemente —en medio del gran clamor de los medios de comunicación— la verdad de la falsificación. Desgraciadamente en esta vorágine de opinión pública se ha dejado llevar algún legionario que ha desistido del compromiso de promoción vocacional.

Los Legionarios de Cristo viven una "especie de paradoja" y lamenta que en nombre de la renovación postconciliar se perdió la disciplina y el sentido de la autoridad, con un cierto relajamiento también en la práctica de los consejos evangélicos y con una crisis vocacional impresionante.

 

- Claves

Futuro cardenal

• Benedicto XVI incluyó a Velasio de Paolis en la lista de los 24 nuevos cardenales que nombrará en el Consistorio del 20 de noviembre.

• El arzobispo italiano y futuro cardenal suma tres meses trabajando como delegado apostólico para los Legionarios de Cristo, encargado de revisar la normatividad de esa orden.

• También es presidente de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede y está considerado un experto en finanzas y hombre de confianza del cardenal Tarcisio Bertone, secretario del Estado Vaticano.

 

Milenio
22 de octubre 2010