Al pastor se le están perdiendo las ovejas

JOSÉ GIL OLMOS

Aunque la jerarquía católica mexicana ha tratado de restar importancia a los escándalos de pederastia que se desataron tras las denuncias contra el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, algunos estudios y encuestas recientes muestran una importante disminución del número de feligreses católicos.

Investigadores y especialistas en materia religiosa han encontrado asimismo que, aparejada a la reducción de los católicos, se registra una tendencia al crecimiento de otras religiones en el norte y el centro del país, al punto de que en unas tres décadas el catolicismo podría dejar de ser la religión mayoritaria en México.

Gregorio de Villa, director de la empresa GDV, dedicada a la investigación de mercado y consultoría en mercadotecnia, realizó un estudio en la zona metropolitana de la Ciudad de México en días previos a la visita del Papa Benedicto XVI. Allí establece que, comparada con los resultados de una encuesta efectuada en 2010, la población católica mexicana disminuyó 5%.

Según el encuestador, esta reducción de la población católica es una expresión de la crisis que han ocasionado el caso de Maciel y otros escándalos en la Iglesia católica.

En entrevista, De Villa explicó que antes de aplicar la última encuesta (14-19 de marzo de este año) pensaba que el efecto Maciel ya había terminado, e incluso que la programada presencia papal haría que el porcentaje de la población católica se mantuviera en los niveles de hace dos años, cuando se realizó un ejercicio similar. Pero la sorpresa fue que había caído el porcentaje de católicos.

Explicó que, mientras en 2010 el 85% de los encuestados dijeron ser católicos, en 2012 sólo 80% reconoció tener esa religión. También hubo una baja de los que van a misa, pues hace dos años cuatro de cada 10 dijeron asistir todos los domingos, mientras que ahora sólo son tres de cada 10.

Aunque en 2012 sólo 41% de los entrevistados dijeron haberse enterado de noticias desfavorables relacionadas con la Iglesia católica, mientras que el porcentaje correspondiente en 2010 fue de 63%, el escándalo del padre de los Legionarios de Cristo, que hizo crisis en la iglesia católica mexicana, sigue teniendo efectos.

El descenso en la cantidad de católicos mexicanos ha sido registrado también por otras fuentes. Por ejemplo, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) dio a conocer en el Censo de Población y Vivienda 2010 que en la década evaluada la población católica había caído de 88% a 83.9% , lo que significa una disminución de 4.10% , aunque sólo en la Ciudad de México el desplome fue de 8% en el mismo lapso.

A su vez, Roberto Blancarte, especialista en materia religiosa, ha publicado que, en los últimos 10 años, mil católicos por día habrían abandonado la Iglesia para abrigarse en diversas confesiones religiosas.

Otro especialista en el ramo, Bernardo Barranco, señaló en un artículo que los datos duros no engañan: En 1950, el 98.2% de los mexicanos se decían católicos, frente a 83.9% de 2010, lo que significa que se experimentó una caída de poco más de 14% en el número de católicos en sólo 60 años.

Barranco se refiere al antropólogo de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) Elio Masferrer para confirmar el declive de los creyentes católicos, pues este académico expone, citando fuentes oficiales de la propia Iglesia, que la población mexicana cada vez se bautiza y se casa menos por la Iglesia.

Señala Barranco que en el censo de 2010 se revelan también aumentos importantes de los no creyentes o de las personas que se declaran "sin religión", que han pasado de 0.60% en 1960 a 4.6% en 2010. Asimismo, se experimenta un claro crecimiento de la apatía religiosa de los jóvenes, ya que los porcentajes de mayor religiosidad descansan en personas mayores de 40 años.

Barranco concluye que, a partir del último censo del INEGI, se puede ver que México vive un fenómeno de pluralización cultural plena y de diversificación religiosa que no se percibía antes; que hay una ausencia de síntesis entre catolicismo y cultura contemporánea; que el discurso de la Iglesia católica ha sido rebasado, y que su institución es obsoleta.

Por su parte, Elio Masferrer advierte en su libro Pluralidad religiosa en México que, según la tendencia, en menos de 30 años el catolicismo ya no será mayoría absoluta y que en siete entidades incluso será minoría. Esto es, que el cristianismo evangélico crecerá en Chiapas, Campeche, Oaxaca, Tabasco, Baja California Sur, Quintana Roo y Yucatán. Mientras que en el norte aumentará de manera importante el protestantismo.

El antropólogo calcula que para el año 2040 la población católica habrá disminuido a 67% aproximadamente, entre otras causas porque la Iglesia no se ha modernizado en su lenguaje para las nuevas generaciones, mientras los evangélicos sí lo han hecho, y porque la sociedad ya no cree en el celibato.

Así, la notable reducción de la grey católica y el aumento de otras religiones, en medio de los escándalos en que se ha visto envuelta la alta jerarquía, es el panorama que ha encontrado el Papa Benedicto XVI en su primera visita a México.

 

Proceso
25 de marzo de 2012

 
COMENTE ESTA NOTA:
 
 
Nombre:
email:     
Comentario:
Escriba los caracteres en la imagen:  This Is CAPTCHA Image  

COMENTARIOS ENVIADOS:

ANABEL - 7/22/2012 10:09:10 AM

dejad a los niños venid a mi y se los impidais por que de tales es el reino de los cielos, dice jesucristo en su palabra, maldicion trae al mundo el violar y abusar de todas formas de un inocente ya que son vulnerables. CUIDEMOS A NUESTROS NIÑOS DE LA PERVERSION DE ESTE MUNDO GOBERNADO POR SATANAS.
Jorge - 3/30/2012 10:14:26 AM

Si le dieran la misma promoción comercial como lo hacen en programas católicos de Televisa y TvAzteca a la participación del Vaticano en crímenes contra la humanidad como el holocausto nazi, no sólo la pederastia y la santa Inquisición, ya hubieran perdido a la gran mayoría de su grey. Esto a pesar de que ya pidieron perdón y todo.