Sectas en México: delincuencia en nombre de Dios

Juan Pablo Proal

Jose Manuel Herrera LermaLas sectas en México. Fe y fanatismo. Foto: Proceso

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Secuestro de menores, extorsión, trabajos forzados, persecución, hostigamiento, vidas quebradas… Las sectas destructivas cometen delitos atroces en México, auspiciados por la ausencia del Estado.

Proceso, en su edición especial número 47 “Las sectas en México fe y fanatismo”, presenta de manera detallada casos representativos de conductas criminales perpetuadas en nombre de Dios.

En un ensayo introductorio al número, el especialista en asuntos religiosos Bernardo Barranco advierte que el término secta es peligroso, debido a que las religiones mayoritarias lo utilizan para desacreditar a otros credos. A pesar de ello, justifica el empleo del término como una especie de definición operativa.

“Pese a su carácter laico, el Estado no puede sustraerse a este debate. El gobierno no debe ignorar estas expresiones por la sencilla razón de que establece un diálogo con las instituciones religiosas y vigila el cumplimiento de la normatividad contenida en la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público”, enfatiza Barranco.

El especial de Proceso desmenuza las entrañas de la Cienciología, donde se solapó a un líder que abusó sexualmente de una menor de edad, se persiguió a un adepto que intentó salir de sus filas y se negaron servicios de salud a una feligrés enferma de gravedad.

Documenta el enriquecimiento de Samuel Joaquín Flores, líder de la Luz del Mundo, quien construyó un rancho al sur de Texas valuado en un millón 700 mil dólares. También se expone cómo este líder religioso fue denunciado por abuso sexual en agravio de integrantes de la agrupación y cómo uno de sus denunciantes fue secuestrado y apuñalado hasta quedar al borde de la muerte.

Otro de los reportajes contenidos en este número especial abarca el caso de los Defensores de Cristo, grupo afincado en Nuevo Laredo, cuyo líder, Ignacio González de Arriba, ofrecía compartir con sus seguidores 343 poderes, entre los que se encontraban curar todas las enfermedades mediante la imposición de manos, devolver la vista a los ciegos, leer la mente, comunicarse con ángeles, obtener fuerza superior a la de Sansón, viajar al cielo o al infierno y generar un corazón nuevo.

Uno de los líderes de Defensores de Cristo, el “Maestro Tito”, defraudó a Rita García, una mujer que desde los once años de edad fue diagnosticada con artritis reumatoide que la postró en una silla de ruedas. Esta víctima, secretaria de profesión, le entregó 120 mil pesos a cambio de la promesa de ser sanada. La curación nunca llegó, el líder religioso sí cobro el dinero.

Entre los reportajes incluidos destaca el de la Iglesia Nueva Generación Internacional, fundada en Tabasco, cuyos miembros, como parte de un ritual, rociaron aceite, sal y jugo de uva a 23 piezas arqueológicas con más de tres mil años de antigüedad en el parque museo La Venta.

Uno de los textos más valiosos por su aportación a la memoria histórica es el escrito por la reportera Verónica Espinosa, quien recuerda cómo el 29 de diciembre de 1991 veinte adultos murieron encerrados en el Templo Monte de los Olivos, en el Charquillo, San Luis Potosí:

“El alcalde escuchó decir que a uno de los muchachos que abandonaron el templo en medio de la oración de esa noche, que en cada reunión ‘la gente se tiraba al piso, se revolcaba y los pastores decían que era Dios nuestro señor’.
“También oyó cuando otros habitantes de El Charquillo decían a los reporteros que lamentaban no haber estado en el templo, pues también les habría tocado ‘una muerte divina’”.

El periodista Isaín Mandujano exhibe el caso de Misiones de Shaddai, una secta destructiva de Chiapas que explotaba a sus feligreses con trabajo forzado, les impedía comunicación con el exterior y a los menores asistir a la escuela. Había golpes a los adeptos que incumplían con las tareas encomendadas.

El periodista Arturo Rodríguez se encargó de investigar dos casos emblemáticos por sus vínculos con grupos políticos: Casa sobre la Roca y Casitas del Sur.

“Un sexenio le bastó a Casa sobre la Roca para extender su feligresía a una escala antes impensable. De ser un círculo de estudios que en 2002 se reunía en una casa, se convirtió en una organización con presencia en 45 países. Beneficiaria de cuotas de poder, asumió el diseño, ejecución y administración de programas asistenciales, la formación de mandos policíacos e incursionó el ámbito legislativo, donde generó al menos una ley”, cita uno de sus reportajes.

El número especial incluye un análisis de Jenaro Villamil sobre la teleevangelización, la manera en que poderosas agrupaciones católicas y cristianas difunden infomerciales para hacerse de más adeptos gracias al permisivo limbo legal del país.

Proceso también aborda los casos de Pare de Sufrir, Nueva Acrópolis, Jesucristo Hombre y los casos de conflictos religiosos en San Rafael Tlanalapa y Nueva Jerusalén. Colaboran en esta edición los reporteros Francisco Castellanos, Rodrigo Vera, Mathieu Tourliere, Gabriela Hernández y Juan Carlos Cruz.

Lejos de ser personas con poco criterio o improductivas -como se llega a pensar- quienes caen en las garras de las sectas destructivas tienen buenas intenciones y están ávidas de mejorar su vida. Una vez dentro, poco a poco son seducidos hasta la hipnosis. Es sólo después de muchos años –y en pocos casos- que se percatan de que han perdido toda su libertad.

Los grupos religiosos destructivos se insertan en las élites del poder, para así incidir en las políticas públicas, como advierte en una entrevista el psicólogo español Miguel Perlado, una de las voces más expertas en la materia.

“Las sectas en México, fe y fanatismo” es una valiosa aportación periodística que pone luz en escabrosos delitos cometidos bajo la sombra del fanatismo.


Proceso
24 de octubre de 2014

 
COMENTE ESTA NOTA:
 
 
Nombre:
email:     
Comentario:
Escriba los caracteres en la imagen:  This Is CAPTCHA Image  

COMENTARIOS ENVIADOS:

ESOMalls - 9/20/2016 10:29:08 AM

You always love it. ESOMalls http://esomalls.deviantart.com/
- 1/16/2016 10:04:13 PM

lean su biblia para que no pertenescan a ninguna religion Dios no es religion como mexicanos debemos leer pero nos cuesta trabajo tomar la biblia y leerla ya que es el verdadero libro de DIOS que nos va a quitar la venda de los ojos Y NOS VAMOS A DAR CUENTA QUE DIOS NO ES RELIGION el mundo parece una pizza en divisiones,mormones testigos de jeovha,catolicos etc.etc la ignorancia esta en las religiones del mundo en el que vivimos todas las religiones del mundo son puro negocio DIOS no es negocio por que JESUS derramo su sangre hace mas de 2000 años para salvarnos nos falta tener FE y valor para leer su sagrada escritura ahi encontraras la vida eterna encontraras paz sanacion tranquilidad amor y sobre todo la comunicacion con el Dios Vivo y creelo cree en todo lo que tiene vida en las plantas en el agua en el canto de los pajaros en lo que se mueve ten fe y ora en cualquier momento en cualquier lugar pidele a DIOS TODO LO QUE QUIERAS PERO PIDELO CON FE Y DIOS TE LO DARA EN EL NOMBRE DE JESUS QUE DIO LA VIDA POR TODOS LOS QUE VIVIMOS EN ESTE MUNDO Y DERRAMO SU SANTA SANGRE PARA LIMPIARNOS DE PECADO PAGO LA DEUDA DE NOSOTROS POR ESO ES EL CORDERO DE DIOS QUE QUITO EL PECADO DEL MUNDO nunca creas en lo que te digan, lee para que te des cuenta que Dios no miente y su verdad esta en la biblia amen.
José Ulises fuentes - 12/9/2014 2:20:58 AM

Me gustaría leer una opinión objetiva acerca de La Luz del Mundo. ¿Es una secta? ¿Es una religión? ¿Es una fé? ¿Qué es?
marta largacha - 11/11/2014 5:59:42 PM

PELIGROSAS SECTAS SE TOMARON LA CUMBRE (Por: Magna Zhawadsky) Un pueblo tan pequeño como la Cumbre, en el Valle del Cauca, está siendo asaltado y saqueado por 15 sectas, que se pelean la clientela de un municipio en su mayoría campesino e ignorante; “De eso tan bueno no dan tanto”. Este es un lugar propicio para, en el nombre de Dios, sonsacarles mañosamente el dinero a los parroquianos incultos. Allí funcionan estos “Desnucaderos”: Centro Bethesda: Del estafador multimillonario Enrique Gómez, quien recauda entre sus 280 iglesias la escalofriante suma de $ 6.500 millones mensuales, Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Piraquive: De la bruja adivina María Luisa que pasea con la plata de los estúpidos creyentes por el hotel Burj-al-Arab de Dubai a 25 millones cada noche, Iglesia La Peña de Horeb: Usureros dueños de préstamos gota a gota, Amor y fe: Del timador Gerardo Mina, Misión a las Naciones: Su misión es robar a todo el mundo, Pentecostal Unida: Avivatos espiritistas recaudadores de dinero, Centro de gozo las Niñas del Señor: De Mormones americanos, cuyo pastor tiene cuatro esposas y practican incesto, Oración Fuerte al Espíritu Santo: Del gay trillonario brasileño Edir Macedo, Creciendo en gracia: De José Luis de Jesús Miranda, quien dice ser la reencarnación de Jesucristo, Hermanos Menonitas: De la farsante y buscona Doris Cabrona, quien tiene una grotesca construcción con forma de circo romano, -con una insaciable fiera: La pastora-, sus “animales fieles” mansitos y entontecidos, son amaestrados e idiotizados por esa malvada vampiresa, quien es una zorra astuta, ávida de morbo y de dinero. Dicen los lugareños que “Esa bruja tiene varias propiedades en el extranjero”. Además de autodenominarse pastora, solapadamente es amante de un hombre casado que es funcionario público. Es muy preocupante que en esas congregaciones, hayan ocurrido varios suicidios entre sus feligreses y que sus miembros, contrario a lo que pregonan, se encuentren muy enfermos, muy pobres o en tratamiento psiquiátrico. Es bien curioso que los únicos prosperados sean los pastores, porque los fieles andan llevados…. del Diablo. Captan adeptos a través de cursos, ceremonias de sanación y pescas milagrosas; utilizan música estridente que altera la conciencia, frases reiterativas inentendibles, ayuno prolongado y empobrecimiento económico, mediante la obligación de entregar al ministro cabrero el 40% de lo que se gane en diezmos, ofrendas, donativos, víveres, ropa, pactos en efectivo y siembras en dinero. La sumatoria de todo ese aquelarre lleva a la ruptura emocional de los adeptos, a la completa dependencia mental, al sometimiento a los pastores, a la idiotez y al fanatismo. Los fieles, ya mareados y debilitados, terminan convertidos en adictos nerviosos, o sea en individuos que no se sienten cómodos con Dios, ni consigo mismo, ni con sus amigos o familiares. La táctica del sometimiento es aplicada a todo aquél que asista a su culto. A los feligreses les hacen creer que por ser muy pecadores, Dios los tiene castigados sin salud y sin dinero; esa es la fórmula perfecta para bajarles la autoestima y poderlos explotar. Si eso fuera cierto, no hubiera musulmanes petroleros multimillonarios, judíos dueños de los bancos y las industrias más grandes del mundo y budistas riquísimos, amos del comercio mundial; ninguno de ellos cree en Jehová ni en el cristianismo. Observe la religión de estos multimillonarios: Bill Gates, Marc Zuckerberg, Warren Buffett, Angelina Jolie y Samuel B. Harris: Ateos; Carlos Slim: San Billete; Donald Trump, John Paulson y James Simons: Judíos; Mohamed Al Fayed, Sheikh Mansour y Said Bin Maktum: Musulmanes; la dama china Zhang Xin es la mujer más rica del mundo: Secta Baha’i; Wang Jianlin, Zong Qinghou y Robin Li: Budistas. Los diez mil personajes más ricos del mundo no son ni colombianos ni cristianos. Los más saludables y longevos son los budistas. Esto comprueba la gran mentira de que Dios da salud y prosperidad al que diezme, ofrende o haga pactos en las sectas cristianas. Al no poder interpretar los inentendibles textos de la biblia, por lo regular contradictorios, fabulescos e inverosímiles, al no encontrarle sentido a la vida; todo esto sumado a la música estridente del culto y a la retórica del discurso fervoroso manejado sutilmente con una mezcolanza de fe ciega, hipnosis, llanto, amenazas demoníacas, vigilias fatigosas y ríos de mentiras, todo esto va llevando a los adictos necesitados a experimentar angustia y pesadumbre, cuando se dan cuenta de que Dios no los enriquece ni los sana y que van irremediablemente sufriendo penurias, sin lograr solución a sus problemas, encontrando todos la muerte inevitable. Si los santos apóstoles del Señor murieron tan cruelmente, ¿Qué será de los demás mortales? Para llevarlos a Dios, (Es decir, cuando los vuelven mentecatos ofrendantes), los someten a retiros espirituales, por los que hay que pagar un buen dinero. Ese rito lo hacen en sitios campestres, donde hambreados, les mortifican el cuerpo y el alma con amenazas demoniacas y oraciones larguísimas. También los hacen madrugar en ayunas a una terapia llamada “Guerreros de oración”. El sufrimiento se agudiza en los fieles, cuando los someten a la tarea indignante del diezmo y de la ofrenda, para desarmarles sus mecanismos de respeto y consideración hacia ellos mismos, les hacen creer que las necesidades y las enfermedades que padecen son producto de su maldad y de su pecado y que para recibir salud y prosperidad, deben someterse a despojos demoníacos, pagar diezmos, sembrar dinero a Dios y dar ofrendas suculentas. Lo más preocupante es que muchas sectas, a través de la comunión, drogan a sus seguidores con medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el Sistema Nervioso Central ocasionando efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, amnésicos y miorrelajantes. De esa forma logran adeptos que los siguen como borregos sin protestar. En una secta Menonita que ya fue expulsada de Bolivia, violaron las mujeres y anestesiaron familias enteras para robarlas. Lo sospechoso de esa chusma es que sus pastores-impostores también ejercen como “Tesoreros de Dios” y misteriosamente “Resultan Bendecidos” con joyas finas, autos lujosos, costosas propiedades y fructíferos negocios, todo ello obtenido de los fieles amansados, que propiciaron su castración mental. Todos los que viven obsesionados a toda hora oyendo prédicas protestantes por radio o TV, los que hablan frecuentemente del diablo y del pecado, los que catalogan a todo el que no pertenezca a su secta como enemigo pecaminoso y contaminador, son idiotas útiles que están sirviendo a los intereses económicos del pastor (a). Se concluyó científicamente que los fanáticos están afectados enormemente en su salud mental, pues han sido alienados y convertidos en zombies por medio de la manipulación mental y el lavado cerebral, con el único fin de esclavizarlos junto con sus familiares, para sacarles todo el dinero posible y poder vivir los pastores como reyes, a expensas de unos pobres imbéciles que de inocentes creyentes pasaron a ser cretinos. El simple hecho de ir a una de esas iglesias, es tan peligroso como probar el bazuco. No busque intermediarios estafadores para hablar con Dios, Él le oye a usted personalmente.
Rep - 10/30/2014 4:05:57 PM

Bah el pais esta hecho una mierda, por lo menos estos infelices estan felices con la expoliación que hacen de ellos sus lideres y hasta se lo agradecen! En cambio los miserables dizque revolucionarios jodidos estudiantes de normales rurales son usados como carne de cañon por sus lideres para sostener esa ideologia ridicula trasnochada roja de "otro mundo es posible" No es verdad, y la miseria en la que siempre se escudan los rojos, no es pretexto para delinquir, y prueba de ello son estos sectarios fanaticos! viven en la miseria, están felices con ella y hasta en una de esas , logran un objetivo! (el que el lider quiera, como un nuevo y gran templo, o carros de lujo, casas, etc.) Me consta lo he visto en varias sectillas por ahi, digamos por lanzar un ejemplo, la Luz del Mundo, vean los templos de esta secta de miserables en Guerrero, y verán que hay una fuerte inversion en ellos, y fue pagada por esos pelagatos!! ¿como lo hicieron? SE PUSIERON A TRABAJAR a vender tamales, tortas, pan,etc. Es lamentable que este tipo de gente ignorante, fanatica y borrega le haya dado la leccion de su vida a los "Ayotzinapos" quienes creen que su miseria les justifica todo tipo de desmanes a los cuales la sociedad guerrerense ya estaba acostumbrada recibir de esos normalistas. Que pena.
Harold Carpenter - 10/30/2014 7:32:49 AM

Estimado, Harold, Pensé que le podría interesar este artículo para su clase. Bendiciones, Max