Sectas y minorías religiosas: una reflexión obligada

José Miguel Cuevas Delgadillo

En nuestro país la utilización del término secta suscita polémicas en medios de comunicación, el ámbito académico y algunos círculos políticos: en estos casos la fórmula está vetada. El argumento que esgrimen para rechazar la aplicación del concepto es la tolerancia religiosa, aseguran que "secta" es una palabra connotativa y fomenta la intolerancia. Por su parte, las iglesias mayoritarias utilizan el vocablo como medida de ataque persecutorio en contra de las minorías religiosas. Sin embargo, en el año de 1997, año en que llevó se descubrió el suicidio colectivo de los miembros de la secta Puerta del Cielo (Heaven´s Gate), originó un debate sobre la utilización precisa del término secta aplicado a grupos religiosos con creencias heterodoxas que ponen en peligro la integridad de sus miembros y la potencialidad suicida de algunas agrupaciones en México. Desafortunadamente la reflexión fue ahogada por la presión que ejercieron los líderes de las sectas cuestionadas a los periodistas que trataron el tema: tanto en la prensa escrita como en la televisión. Simplemente, no se habló más del caso. Para el Dr. Jorge Erdely, especialista que investiga las creencias religiosas en relación con los derechos humanos, en su libro Cómo identificar una secta (México, 2002) distingue la utilización del término secta cómo arma para descalificar y la que necesariamente conlleva una connotación justa: "En este contexto, calificar como secta a un grupo social conlleva una responsabilidad ética importante, responsabilidad que no se puede descargar pertinentemente sin un marco analítico correcto, ni repitiendo acríticamente los epítetos y nombres que otros dicen sin entender realmente de lo que se habla […] El periodista, el analista, el profesionista, el padre de familia que llama secta a un grupo simplemente porque oyó a alguien más clasificarlo así, no sólo actúa en forma irresponsable y poco ética, sino que se convierte, en ocasiones, en cómplice pasivo, quizás de antagonismos religiosos cuya profundidad no conoce."

Por su parte, el investigador Pepe Rodríguez, ha definido el concepto de la siguiente forma: "Una secta destructiva será todo aquel grupo que en su dinámica de captación y/o adoctrinamiento, utilice técnicas de persuasión coercitiva que propicien: La destrucción (destructuración) de la personalidad previa del adepto o la dañen severamente; el que, por su dinámica vital, ocasione la destrucción total o severa de los lazos afectivos y de la comunicación afectiva del sectario con su entorno social habitual y consigo mismo; y, por último, el que su dinámica de funcionamiento le lleve a destruir, o conculcar, derechos jurídicos inalienables en su estado de derecho."

Michael Langone, doctor en psicología clínica, define secta como: un grupo o movimiento, que exhibe una devoción excesiva a una persona, idea o cosa y que emplea técnicas antiéticas de manipulación para persuadir y controlar (a sus adeptos); diseñadas para lograr las metas del líder del grupo; trayendo como consecuencias actuales o posibles, el daño a sus miembros, a los familiares de ellos o a la sociedad en general. Dado que la capacidad para explorar a otros seres humanos es universal, cualquier grupo puede llegar a convertirse en una secta. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones institucionalizadas y socialmente aceptadas, tienen mecanismos de auto-regulación que restringen el desarrollo de grupúsculos sectarios."

Por otro lado, la Doctora Margaret Singer, psicóloga clínica y profesora emérita de la Universidad de California en Berkley, sugiere una definición basada en el comportamiento del grupo. Además, hace una aportación nueva: "la secta en sí es constituida básicamente por la estructura jerárquica y de poder de la organización." El Dr. John Hochman, profesor de psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en Los Ángeles, refiere: "Las sectas son grupos que utilizan métodos de 'Reforma del Pensamiento' para reclutar y controlar a sus miembros y que utilizan como herramienta una tríada." Los tres puntos de la tríada que a criterio de Hochman definen una secta son: El Milagro. Pensamiento mágico alrededor del dirigente y/o actividades del liderazgo; El Misterio. La secrecía que oculta la práctica creencias reales y agenda del grupo; La Autoridad: Un régimen autoritario y absolutista que utiliza a las personas para suplir las necesidades del grupo.

En este sentido, las definiciones anteriormente descritas proponen una responsabilidad en el uso del vocablo: ni eliminarlo, ni utilizarlo para descalificar a minorías religiosas. El comportamiento de algunos grupos religiosos en México obliga a utilizar metodologías de estudio basadas, no sólo en las creencias, sino también en el comportamiento de sus líderes y la relación de la agrupación con los diferentes actores de la sociedad. Los abusos religiosos en nuestro país aumentan día con día. Algunos se dan a conocer por la prensa; pero otros pasan desapercibidos. A pesar de lo anterior, no existe en México una legislación que proteja los derechos de miles de miembros activos de agrupaciones, tanto de origen extranjero, como nacionales. Lamentablemente la impunidad y la corrupción que existen en las esferas políticas y en el sistema judicial de nuestro país, genera; sin lugar a dudas, un escenario propicio para la explotación de todo tipo dentro de organizaciones religiosas. Conforme avance la violencia del narcotráfico con la colaboración de policías y ex-militares aumentará también la impunidad para agrupaciones religiosas explotadoras y líderes religiosos abusivos. México, tristemente, no está preparado jurídicamente para combatir los abusos religiosos. Hasta la próxima. Terapeuta Familiar y Conferencista. Consultas Celular 311 136 89 86.

 

El Sol de Nayarit
17 de octubre de 2011

 
COMENTE ESTA NOTA:
 
 
Nombre:
email:     
Comentario:
Escriba los caracteres en la imagen:  This Is CAPTCHA Image  

COMENTARIOS ENVIADOS:

d3nTXWrkTHv - 1/20/2014 12:12:40 AM

What a great rersouce this text is.
Gracias - 1/23/2012 1:05:18 AM

Gracias por el articulo, excelente. Me quedo con este parrafo del Dr. Erdely. Mexico necesita ser un pais mas culto: "calificar como secta a un grupo social conlleva una responsabilidad ética importante, responsabilidad que no se puede descargar pertinentemente sin un marco analítico correcto, ni repitiendo acríticamente los epítetos y nombres que otros dicen sin entender realmente de lo que se habla […] El periodista, el analista, el profesionista, el padre de familia que llama secta a un grupo simplemente porque oyó a alguien más clasificarlo así, no sólo actúa en forma irresponsable y poco ética, sino que se convierte, en ocasiones, en cómplice pasivo, quizás de antagonismos religiosos cuya profundidad no conoce."
Veronica Pelaez - 1/10/2012 3:11:56 AM

Oiga, Jose Luis Mora: Porque no en vez de utilizar el argumento ad hominem para descalificar el Dr. Erdely, mejor nos provee usted de una refutacion bien argumentada contra la definiciones que el provee en el articulo citado? Para mi es inocente hasta que no haya una sentencia de un juez, pero al margen de eso lo correcto es refutar con argumentos no descalificando. Vale
PEDRO NAVAJAS - 1/6/2012 4:54:11 PM

Estimado Mora, pienso que debes dejar un poco tu reduccionismo al analizar la palabara "secta", tu única referencia es la definición del CELAN publicado en un libro (que por cierto no citas la bibliografía) y la del diccionario, no sólo es una visión reduccionista, sino también muy corta, escasa de argumentos como para sostener una corriente de pensamiento al respecto, estás muy limitado, amigo. ¡Feliz año!
JOSE LUIS MORA - 1/5/2012 12:29:00 AM

secta. (Del lat. secta). 1. f. Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica. 2. f. Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra. 3. f. Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que el hablante considera falsa. Real Academia Española © Todos los derechos reservados FE DE ERRATAS; DICE ABSROVER, DEBE DECIR ABSORBER
JOSE LUIS MORA - 1/5/2012 12:16:40 AM

En mi humilde opinión, es sabido que en los Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y otros países protestante, existen miles de sectas seudocristianas, las que siguen invadiendo México como parte de una conspiración oficial, el Celam lo declaró en un libro, por lo tanto, considero que las definiciones de estos especialistas evaden el real significado de la palabra SECTA, los mismo el Dr. Erdely que ha sido investigado y acusado por ser fundador de una secta en México, todos "evaden y disfrazan" el verdadero significado de esta palabra, tansencillo es buscar su significado en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua. La ley que regulaba asuntos religiosos antes de 1992 si contemplaba la palabra Secta en la constitución, pero Carlos Salinas apoyo la modificación abriendo la puerta a la invasión de USA, complice de la conspiración de Roosvelt "y Rockefeller", que dijo NO PODREMOS ABSORVER A LOS PAISES LATINOAMERICANOS MIENTRAS SEAN CATÓLICOS. Desde 1960 han crecido las sectas evangelicas, pentecostales (hoy disfrazados de cristianos", Testigos de Jehova, Mormones, y mil etc. más. Saludos.